Psicologa Jerez

Psicóloga terapia familiar

Transforma tus relaciones familiares con nuestra terapia especializada: construimos puentes de comunicación, fomentamos la comprensión mutua y creamos un entorno de armonía duradera.

Objetivos de la terapia familiar

La terapia familiar tiene como objetivos fundamentales mejorar la dinámica y el funcionamiento de las relaciones familiares, así como promover la salud emocional y el bienestar de todos sus miembros: Mejorar la comunicación, resolver conflictos, promover la comprensión, fomentar la cohesión familiar, identificar roles y patrones, afrontar cambios y transiciones, promover la resiliencia, prevenir problemas futuros, mejorar el bienestar general o crear un ambiente saludable.

CRIANZA Y EDUCACIÓN

Si quieres un psicólogo que te ayude a educar sin gritos y con una crianza respetuosa, sabrás que estás en el lugar adecuado. Te acompañaremos en tu crianza dándote las claves para poner límites sin castigos, sin gritos y dejando a tu hij@ crecer en un buen ambiente, fomentando su autoestima y su buen desarrollo psicológico.

 

CONFLICTOS FAMILIARES

Forman parte de la convivencia familiar como por ejemplo problemas familiares, separaciones o divorcios. En Clínica ADN Psicología trabajaremos en terapia para ayudar a solucionar los problemas familiares desde la mediación para desbloquear la situación conflictiva y poder construir un buen ambiente familiar y una buena convivencia.

ADOPCIONES

La adopción puede ser un proceso lento y de desgaste a nivel psicológico. Tenemos amplia experiencia, buscamos tu bienestar y tu fortaleza mental para afrontar el proceso hasta la meta. En clínica ADN psicología te ayudaremos si sufres ansiedad y te ayudaremos a afrontar con seguridad la crianza y los posibles problemas derivados de la situación.

 

Infertilidad

Afrontar un aborto o el diagnóstico de infertilidad puede llevar a una crisis psicológica, o incluso a la larga, problemas de pareja. Sabemos que puede ser doloroso, por eso en clínica ADN psicología te acompañaremos y trabajaremos la psicoterapia para ayudarte a superar este momento emocional y te daremos las claves que necesitas para gestionar tus emociones.

 

13 + 13 =

Psicología terapia familiar

La terapia familiar es un enfoque terapéutico que se centra en comprender y abordar los problemas y desafíos que surgen dentro de las dinámicas familiares. En lugar de centrarse únicamente en el individuo, la terapia familiar considera a la familia como un sistema interconectado en el que los comportamientos, las emociones y las interacciones de cada miembro afectan a los demás. El objetivo principal de la terapia familiar es mejorar la comunicación, resolver conflictos y promover la salud emocional y el bienestar de todos los miembros de la familia.

Para qué sirve la terapia familiar

La terapia familiar es valiosa para abordar una variedad de desafíos y problemas que pueden surgir dentro de las dinámicas familiares. Algunos de estos desafíos pueden ser: Resolución de conflictos, mejora de la comunicación o fortalecimiento de vínculos.

Considera la terapia familiar si experimentas cualquiera de los siguientes aspectos:

  • Comunicación tensa o insatisfactoria.
  • Conflictos persistentes y poco resueltos.
  • Problemas emocionales que afectan a varios miembros.
  • Cambios en la familia que generan estrés.
  • Problemas de comportamiento en los niños.
  • Falta de conexión y apoyo emocional.

Los conflictos familiares

Los conflictos familiares son situaciones de desacuerdo, tensión o enfrentamiento que surgen entre los miembros de una familia. Estos conflictos pueden involucrar diferencias en opiniones, valores, necesidades o expectativas, y pueden manifestarse en formas emocionales, verbales o incluso físicas. Los conflictos familiares son una parte normal de las relaciones humanas, pero su manejo y resolución adecuados son esenciales para mantener una convivencia saludable y relaciones positivas.

Cómo evitar los conflictos familiares

Evitar por completo los conflictos familiares puede ser difícil, ya que son una parte natural de las relaciones humanas. Sin embargo, es posible minimizar su impacto y aprender a manejarlos de manera saludable. Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudar a prevenir y abordar los conflictos familiares de manera constructiva:

  • Comunicación abierta y respetuosa:

Fomenta un ambiente en el que todos los miembros de la familia se sientan cómodos expresando sus pensamientos y emociones. Escucha activamente y con respeto para entender las perspectivas de los demás.

  • Establece límites y expectativas claras:

Habla sobre las expectativas y límites en la familia. Esto puede evitar malentendidos y conflictos futuros.

  • Practica la empatía:

Trata de ponerte en el lugar de los demás y comprender sus puntos de vista. La empatía puede reducir tensiones y generar comprensión mutua.

  • Resuelve problemas en su etapa inicial:

Aborda los problemas y preocupaciones tan pronto como surjan, antes de que escalen en conflictos mayores.

  • Aprende a ceder:

En ocasiones, es importante ceder en ciertos aspectos para mantener la armonía. No todos los problemas requieren una batalla.

  • Evita la culpa y la crítica:

Evita culpar o criticar a otros miembros de la familia. En su lugar, busca soluciones y formas de mejorar juntos.

  • Comparte responsabilidades:

Distribuir las responsabilidades y tareas equitativamente puede reducir las tensiones y conflictos relacionados con el estrés.

  • Reserva tiempo de calidad:

Pasen tiempo de calidad juntos como familia, lo que puede fortalecer los vínculos y reducir las tensiones.

  • Aprende a escoger tus batallas:

No todos los problemas merecen la misma atención. Decide cuáles son los conflictos realmente importantes y en qué situaciones es mejor ceder.

  • Considera la terapia familiar:

Incluso cuando las cosas van bien, la terapia familiar puede proporcionar herramientas para mejorar la comunicación y prevenir futuros conflictos.

  • Aprende a disculparte:

Reconocer tus errores y disculparte cuando sea necesario puede evitar que los conflictos se agraven.

  • Enfócate en soluciones, no en culpa:

Cuando surgen problemas, en lugar de buscar culpables, enfóquense en encontrar soluciones que funcionen para todos.

Ir al contenido